10 feb. 2014

San Valentín erótico



Llega el día de los enamorados, la jornada en que hacer memoria y recordar por qué estamos con esa otra persona con lo bien que estaría cada uno en su casa y Dios en la de todos.

Bueno, bueno, tampoco es para ponerse así, pero es verdad que la vida en pareja no siempre es fácil y que las relaciones, en cuanto se alargan un poco, enseguida padecen las monotonías de la rutina y la costumbre. ¿Tu pareja está algo insípida sexualmente desde hace un tiempo? ¿Te duele la cabeza a la hora de ponerse en faena? ¿Está el aburrimiento instalado en tu lecho? ¡Que nadie se preocupe, traemos receta! Y la solución, como siempre, está en los libros.

Bien, tal vez tu hombre no está prestando la atención que debería a los deberes conyugales, es algo que ocurre. ¿Qué tal si descubre que su mujer, por norma general tan ocupada, ha traído a casa unos cómics eróticos? El mero hecho de conocer la noticia le va a poner palote en cero coma, y si encima le da por leerlos (que lo hará), lo vas a ver rejuvenecer en menos que canta un gallo. ¿Qué tu chica está despistada y ni siquiera tiene por costumbre ver películas porno, con lo que a ti te ponen y te reactivan? Prueba a dejar un cómic guarro abandonado descuidadamente en cualquier parte de la casa, en el baño o en la mesilla. Ella lo va a hojear, se va a enganchar a la lectura y antes de molestarse por descubrir que su chico es un cerdo (algo que ya sabía de sobra, no nos engañemos) se va a encontrar con que tiene las braguitas para escurrir y ese día es muy probable que, de repente, no la conozcas.
Esas maniobras “como quien no quiere la cosa” están ahí y tenemos testimonios contrastados que dan prueba de su efectividad, pero hay otra vía que es, si cabe, más divertida: la lectura en pareja. Una ocasión para volver a ser cómplices, compartir fantasías que nunca antes habían salido a la luz y excitarse juntos como si fuerais nuevos.

Estamos convencidos: para reavivar la llama de la pasión, o sencillamente para echarse unas risas y ponerse los dos como motos, nada más divertido y estimulante que un buen cómic erótico, donde no sólo tienen importancia las imágenes sino lo que se cuenta, el cómo se cuenta y el cómo se lee.


Los bombones y las flores están muy bien, pero si quieres tener un San Valentín de amor físico y verdadero, asómatea la sección erótica de La Cúpula y elige el título más adecuado para él, para ella o para los dos. Y luego no olvides escribirnos para contarnos cuáles han sido los efectos secundarios. ¡Feliz San Valentín!

No hay comentarios:

Publicar un comentario