28 feb. 2014

Clásicos de ayer y hoy: Anita la huerfanita

Harvey Kurtzman es recordado principalmente por su capitanía, durante la primera mitad de los años cincuenta, de la revista Mad, la publicación humorística que inspiró a tantos nombres capitales del cómic por venir y que aún hoy se toma como ejemplo internacional de lo que debe hacerse desde la prensa satírica.

Después de esa etapa gloriosa, a principios de los sesenta y tras dar a luz varias cabeceras nuevas de vida breve, Kurtzman se alió a otro talento de la escudería Mad, el dibujante Will Elder, y juntos se establecieron como colaboradores de Playboy, en cuyas páginas iban a desarrollar el personaje de una rubia exuberante que estaba destinada a convertirse en un éxito inmediato de su tiempo y en un clásico de la historieta erótica: Little Annie Fanny, que nacía como parodia de la tira de prensa de principios de siglo Little Orphan Annie.

El erotismo que emanaba de las aventuras de la pechugona Annie era pícaro y juguetón, nunca allanaba lo que hoy entendemos por pornografía y se basaba en algo tan sencillo como el desnudo inminente de la protagonista y el carácter rijoso de los personajes masculinos que la rodeaban. En aquellas páginas, Kurtzman y Elder (y otros autores que con el tiempo se encargarían de la huerfanita, como Jack DavisFrank Frazetta o Russ Heath) pusieron en tela de juicio la moral imperante en la Norteamérica previa a la revolución sexual y lo hicieron con nombres y apellidos, parodiando iconos, cuestionando bastiones de la cultura, la política y la vida social de su país. 

Todas y cada una de las páginas de Little Annie Fanny son auténticos trabajos de orfebrería a cuatro manos que, revisados con gusto y atención, todavía pueden alterar la libido del erotómano moderno y elegante, que es aquel que de vez en cuando rinde respeto a los mayores volviendo a los clásicos, que por algo eso son tales.







No hay comentarios:

Publicar un comentario